fitoestrogenos

Fitoestrógenos

Los fitoestrógenos son compuestos no esteroideos derivados de las plantas que poseen una actividad estrogénica y pueden utilizarse como terapia de reemplazo hormonal natural.

Comprenden 4 grupos químicos: lignanos, isoflavonas, cumestanos y lactonas del ácido resorcílico, siendo el grupo más estudiado las isoflavonas, principalmente las derivadas de la soya como son: Genisteina y Daidzeina.

Varios estudios epidemiológicos han demostrado que el alto contenido de soya en la dieta está asociado a una menor incidencia de ciertas patologías, como son la enfermedad cardiovascular, algunos cánceres hormonodependientes, como el de mama, endometrio, próstata y colon, la sintomatología climatérica, la osteoporosis, y las alteraciones del ciclo menstrual. Dado que estos compuestos exhiben una acción agonista o antagonista estrogénica que es tejido-específica, han sido agrupados dentro de los SERMs.

También se ha postulado como responsable de su acción agonista estrogénica, su unión específica al receptor estrogénico b, además de la activación de otro tipo receptores que estarían vinculados con su potencial anticancerígeno. Numerosos estudios han demostrado su potencial para disminuir los sofocos ó bochornos, mejorar los parámetros de riesgo cardiovascular, prevenir la pérdida mineral ósea asociada a la menopausia, y mejorar la atrofia genitourinaria posmenopáusica.

Por otra parte, varios estudios han encontrado que estas moléculas inhiben ciertas enzimas implicadas en la diferenciación y crecimiento tumoral, así como bloquean la proliferación in vitro de líneas celulares de cáncer de mama.

 

Las isoflavonas son potentes agonistas ERb y débil a lo que permite clasificarlas como bloqueadoras o moduladoras naturales selectivas del receptor estrogénico (SERMs selective estrogen receptor modulators) por estas razones, las isoflavonas realizan su acción sobre hueso, cerebro, sistema cardiovascular y ovario, lo que explica su utilidad para:

  1. Mejorar los síntomas vasomotores;
  2. Prevenir la osteoporosis;
  3. Aparentemente, reducir el riesgo de cáncer de mama;
  4. Inducir patrón lipídico antiaterogénico (disminución del colesterol total, LDL y triglicéridos y ligero aumento del HDL).
  5. Fuentes de fitoestrógenos 2-4,7,8

 

Más de 300 plantas poseen actividad estrogénica. Los principales fitoestrógenos son las isoflavonas (genisteína, daidzeína, biochanina A), los lignanos (enterodiol y enterolactona) y los coumestanos (coumestrol).

Se recomienda ingerirlos en algunos momentos en particular de la vida, sobre todo cuando el organismo sufre de esas irregularidades hormonales que ameritan buscar una fuente alterna de estrógenos.

¿Cuándo se recomiendan los fitoestrógenos?

• Durante y después de la menopausia. En este período, como el organismo produce menos estrógenos, los fitoestrógenos pueden ayudar a reducir los síntomas característicos de esta etapa, como son los Bochornos, sudoraciones nocturnas, estados de ánimo alterados etc.
• Ante la presencia del síndrome premenstrual.
• En caso de tener irregularidades hormonales.
• En caso de problemas de infertilidad (sin causa orgánica cierta).


¿Dónde podemos encontrarlos?

• Verduras: papa, batata, hinojo, zanahoria y remolacha.
• Legumbres: soja (en todas sus formas), lentejas (especialmente en su forma germinada), garbanzos, alubias
• Cereales: arroz integral, avena integral, cebada, centeno integral.
• Semillas: sésamo, lino.
• Frutas: cerezas, dátiles, manzanas.
• Plantas aromáticas y otras: anís verde, salvia, ajo, lúpulo.

Una buena fuente si no se consumen estos aliemntos de manera regular puede ser un suplemento que contenga isoflavonas de soya, que puedes encontrar en Tiendas Ekilibra.

 

Facebook Side Bar

Regálanos un Like en FaceBook